No está bueno andar arrepintiéndose por ahí. Qué se yo: uno todos los días hace algo de lo que no está particularmente orgulloso, pero lo mejor es a lo hecho, pecho, qué le vamos a hacer, uno no es perfecto, y si la chingué, la chingué, qué tanto.

De cuando en cuando, sin embargo, nos encontramos con que hemos hecho algo demasiado estúpido, tan estúpido que, aunque haya ocurrido hace años, no podemos evitar el arrepentimiento.

Hoy, por ejemplo, me toca arrepentirme públicamente de haber comprado, alguna vez, un disco de León Gieco.

Average Rating: 4.7 out of 5 based on 228 user reviews.

Leave a Comment


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>