La hipocresía es política de estado

Hace un par de días, la presidente de la República junto con varios de sus ministros recibieron a un funcionario de Microsoft para que éste presente el proyecto de “desarrollo sustentable” de la empresa para Argentina. Desde el sitio softwarelibreconCFK, que miembros del Movimiento Peronista Bloguero usan para propagar su honesta, pero poco fundada opinión de que el gobierno actual apoya al software libre, surgió una carta abierta (con la que coincido en términos generales, aunque me gusta más la que escribió Javier Smaldone) en la que lamentaban la reunión.

La ministro de industria Débora Giorgi contestó a esa carta abierta, y los amigos del MPB exhiben esa respuesta como muestra de la voluntad del gobierno a favor del software libre. Lamentablemente, sin embargo, son palabras vacías de contenido.

Destaca la ministro, como evidencia de que el software libre es política de estado, que desde AFIP, ANSES y otros ámbitos gubernamentales se impulsa su uso. Calla, sin embargo, que desde esos mismos ámbitos también se impulsa el uso de software privativo. De hecho: muchos de esos organismos exigen el uso de software privativo. Es imposible, por ejemplo, realizar importantes trámites en AFIP sin usar software de Microsoft. Lo mismo pasa con ANSES, CONICET, y muchos otros. Respecto de ANSES, mucha alharaca se hace con el hecho de que las máquinas del programa Conectar Igualdad vienen equipadas con software libre, pero también con software de Microsoft.

También señala, como indicador de que el software libre es política de estado, los incentivos fiscales de los que gozan las empresas de software, callando nuevamente que esos incentivos están al alcance de todas las empresas de software, independientemente de si hacen mucho, poco o ningún software libre.

En nada ayuda la aclaración de que la propuesta de Microsoft consistía en donar “herramientas tecnológicas” (léase: software) nuestras universidades, escuelas y empresas tecnológicas, cuando es conocido que esas donaciones son más bien caballos de troya, cuya intención es lograr que se usen fondos públicos para entrenar a nuestros estudiantes y profesionales en el uso de los programas de esa empresa.

En otras palabras, si usamos los mismos indicadores en los que se concentra la ministro para mostrar que el software libre es política de estado, nos damos cuenta de que el software no libre, y en particular el de Microsoft, lo es aún más.

Leave a Comment


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>