Hace unos meses la cúpula de SGAE fue arrestada por corrupción. Ahora ECAD, la gestora de derechos brasileña, está siendo acusada del mismo delito por una comisión parlamentaria.

Lo mío no es Schadenfreude. Es más bien un vago sentimiento de esperanza de que nos estemos dando cuenta de que las gestoras colectivas son parásitos de la cultura que causan mucho más daño que beneficio.

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 282 user reviews.

Leave a Comment


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>