Cosas que aprendí de Vint Cerf

Hace un par de días, Vint Cerf, considerado uno de los “padres de la Internet” (¡Pobre Internet, huérfana de madres desde su nacimiento!) dio una charla en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA. En su charla relató la historia del nacimiento de Internet, de su increíble crecimiento (especialmente increíble para él, que entonces creía estar haciendo “un experimento”), y habló de perspectivas para el futuro. La presentación fue colorida y amena, e incluyó ideas acerca de dos puntos importantes, en los que no hizo especial énfasis, pero que creo importante destacar: cómo enfrentar los abusos de la red, y la importancia del software libre para la preservación de la cultura.

Que no nos salga más caro el collar que el perro

Acerca de los abusos de la red (los mal llamados “delitos electrónicos”, o “delitos informáticos”), la postura de Vint es que no existe nada tan incorruptiblemente bueno que no haya gente que encuentre maneras de usarlo para dañar a sus semejantes. Ante esta realidad, lo que nos queda es “decir: estos comportamiento son socialmente inaceptables, y si te agarramos vas a tener que enfrentar las consecuencias” [original: we must say: these beviours are socially unacceptable, and if we catch you, there will be consequences].

No es nada revolucionario: esta es la manera en la que la sociedad trata a todas las demás conductas dañinas de los individuos. Esto está en contraste con el abordaje legislativo presente en muchas iniciativas de todo el mundo, en las que no sólo se pena la conducta socialmente inaceptable (por ejemplo, espiar correo electrónico de otras personas), sino también la mera confección, posesión o distribución de herramientas que las posibiliten, aún si el acusado no hizo nada malo.

El proyecto de ley que actualmente está a consideración del Senado en Argentina es bastante bueno al respecto. De hecho, es infinitamente mejor que la legislación que recientemente entró en efecto en Alemania. Queda sin resolver, sin embargo, la formulación ambigua del Artículo 12, que se puede interpretar como penando la distribución de herramientas que son esenciales para la seguridad de redes.

Bits que se pudren

Cerf rescató también un término del slang de computadoras, la “podredumbre de los bits” (original: bit rot) para ilustrar un problema que la humanidad debe enfrentar: imaginemos que alguien busca en una biblioteca electrónica dentro de doscientos años (Vint proponía mil años, pero no hace falta exagerar tanto), y encuentra un archivo de filminas codificado en un formato del año 2003. ¿Podrá leerlas?

Teniendo en cuenta que hoy mismo tenemos problemas para leer con fidelidad archivos confeccionados hace diez años, es difícil ser optimista respecto de la respuesta. Las chances son mejores, por cierto, si las filminas están codificadas en un formato estándar diseñado con interoperabilidad y perennidad en mente, pero aún así es difícil imaginar cómo serán las computadoras, o los programas que se confeccionarán doscientos años en el futuro.

Dadas estas condiciones, Vint señalaba que lo más probable es que, para poder mantener acceso a nuestros datos, debamos archivar no sólo a ellos, sino también a los programas que los procesan, los sistemas operativos sobre los que se ejecutan, e incluso emuladores del hardware sobre el que todo esto corre.

El aporte de Vint terminó allí, pero no pude evitar reflexionar sobre el hecho de ese archivo de software es muy sencillo de realizar si los programas son libres (todas las versiones se pueden copiar y archivar libremente), y prácticamente imposible de llevar a cabo para software privativo. No sólo se trata de, por ejemplo, la dificultad que reviste hoy encontrar una copia de Windows 3.11 en buen estado, sino además de que, una vez encontrada, seguramente sería ilegal confeccionar una copia o usarla en una computadora moderna.

La conclusión es sencilla: si quieres que tu contribución a la cultura sobreviva el futuro inmediato, usa software libre. De lo contrario, estás condenándola a desaparecer en el agujero negro del software privativo.

Leave a Comment


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>