En los diálogos que estoy teniendo en los últimos días con periodistas y políticos sobre el uso de urnas electrónicas propuestas para las próximas elecciones en la provincia de Córdoba, a menudo escucho el argumento de que son auditables porque imprimen una boleta que cae en un receptáculo interno, de modo que es posible hacer un recuento.

A primera vista, el argumento suena razonable y, por supuesto, una urna que imprime boletas es preferible a una que sólo hace un registro electrónico. El problema es que, como siempre, el problema se esconde en los detalles. En particular, las urnas usadas en las elecciones de Marcos Juarez utilizan las impresoras de tal modo que representan una seria vulnerabilidad a la confianza en los resultados. Veamos los detalles, y cómo distintos tipos de actores podrían explotar esta vulnerabilidadEn esta nota, me limitaré a analizar esta única vulnerabilidad, lo que no quiere decir que no haya otras muchas vulnerabilidades posibles..

El proceso

En un resumen simplificado, votar con las urnas usadas en Marcos Juarez funciona de la siguiente manera:

  1. el votante obtiene del presidente de mesa una “tarjeta chip” que lo habilita para emitir un único voto en la urna;
  2. el votante se acerca a la urna e inserta la tarjeta chip, lo que habilita la pantalla táctil;
  3. el votante usa la pantalla táctil para elegir una de las opciones por cada “tramo” de la elección;
  4. luego de elegida la última opción, el sistema muestra una pantalla que resume todas las opciones elegidas, y pide al votante confirmación de que el resumen es correcto;
  5. si el votante dice que no es correcto, el sistema permite repetir el proceso de selección, incluyendo la pantalla de resumen y consulta de confirmación;
  6. cuando el votante confirma que el resumen es correcto, imprime una boleta similar a un ticket de supermercado con las opciones del votante, se la muestra al votante por algunos segundos detrás de una ventana transparente que le impide tocarla, y lo deja caer en la urna para un eventual recuento;
  7. la urna queda lista para el próximo votante, la tarjeta chip ya no puede ser usada para emitir votos hasta que el presidente de mesa la re-habilite.

El procedimiento suena sólido, pero hay algo en el penúltimo paso que lo invalida: la urna muestra la boleta al votante, e indefectiblemente la deja caer en la urna. ¿Qué pasa si la boleta impresa por la urna no coincide con el resumen aprobado por el votante?

Explotando el problema

Una divergencia entre lo elegido por el votante y lo que se ve en la boleta es perfectamente posible: la coincidencia o no entre lo que muestra la pantalla y lo que muestra la boleta no es en virtud de ninguna ley de la naturaleza, sino el fruto de la manera en la que la urna está programada: se la puede programar para que coincidan, o para que no, o para que a veces coincidan y a veces no. Esta posibilidad abre al menos dos avenidas de ataque a una elección realizada con estas urnas.

Robar votos

La primera avenida es explotable por quienes controlan las urnas, tanto la empresa proveedora, como las personas que instalan, reparan o administran las urnas y todas aquellas que tengan acceso a las urnas por los pocos segundos necesarios para alterar su programación de tal modo que (durante la elección, pero no durante las pruebas) ignoren la voluntad de cierto número de votantes, y emitan votos distintos a los elegidos. La programación podría alterarse también para que, cuando cambie el voto, deje caer la boleta directamente en la urna sin darle tiempo al votante a leer con cuidado la boleta.

¿Qué recursos tiene el votante cuando esto sucede? Por supuesto, puede reclamar al presidente de mesa, pero ¿qué puede hacer éste? ¿de qué pruebas cuenta el votante de que el voto impreso no correspondía a su voluntad? El voto ya está en la urna, mezclado con los demás. Es imposible saber si el votante dice la verdad o no.

¿Qué hacemos ante una denuncia de este tipo? Esencialmente, tenemos dos opciones:

  1. Podemos desatenderlas, asumiendo que las urnas funcionan siempre correctamente. Si elegimos esta opción, la seguridad ofrecida por las boletas impresas desaparece, ya que la urna tiene licencia para imprimir el voto que se le dé la gana, y una operación de robo de votos como la descripta tendría éxito.
  2. Podemos atenderlas. En ese caso, toda urna en la que uno o más votantes denuncien que la urna no respetó su voluntad debería ser sacada de circulación, y todos los votos emitidos hasta ese momento declarados inválidos, ya que no sabemos cuántos de los votos impresos allí efectivamente son correctos porque no podemos confiar en que todos los anteriores votantes efectivamente hayan controlado bien la impresión.

Sabotear la elección

La segunda opción suena, por cierto, más segura. Lamentablemente, es precisamente la que abre la segunda avenida de ataque, que puede ser usada para crear una crisis de legitimidad. A diferencia del primer ataque, que es atractivo para partidos que pueden asegurarse una victoria ganando pocos puntos porcentuales, este ataque es interesante para grupos radicales minoritarios, sin chances de ganar las elecciones y que, por lo tanto, prefieren sabotearlas.

Un grupo por el estilo, con un caudal de votos de unos pocos votos por mesa, no necesita modificar nada en las urnas. Todo lo que debe hacer es instruir a sus miembros para que elijan a los candidatos de algún partido mayoritario en la urna, pero inmediatamente eleven una queja ante el presidente de mesa diciendo que la boleta impresa no coincidía con su elección. Como estamos asumiendo que tomamos la decisión de que ese tipo de denuncias invalida la urna, nos encontramos con que la elección fracasa por el gran número de urnas objetadas.

¿Se puede arreglar?

Es difícil resistir a la tentación de imaginar pequeños cambios que podríamos hacer a la urna y el procedimiento para resolver el problema. No voy a entrar ahora en detalle de cuáles serían esas alternativas, y cómo cada una de ellas falla de manera más o menos catastrófica: hay mucha literatura especializada que muestra que no conocemos aún criterios objetivos, medibles, que puedan demostrarnos que una urna electrónica es segura: el uso de computadoras en la emisión del voto tiene el potencial de eliminar algunas posibilidades de fraude, pero también el de introducir otras, más baratas y difíciles de detectar que las del sistema de urnas de cartón y boletas de papel.

En todo caso, una manera eficaz de sacarnos de encima estas dudas y problemas es reconocer la importancia de que el votante exprese su voluntad sin que ésta deba ser interpretada y mediada por tecnología. La informática puede aportar mucho a la rapidez y transparencia en los comicios si es aplicada en la instancia adecuada: el escrutinio, ya sea el de cada mesa o el centralizado.

Average Rating: 4.7 out of 5 based on 260 user reviews.

Leave a Comment


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>