Parece que en la ciudad de Marcos Juárez, en la provincia de Córdoba, hicieron ayer una auditoría de las urnas electrónicas que van a usar en las elecciones de mañana.

Más allá de observar que parecen haberse acordado un poco tarde (¿qué hacían si había impugnaciones, con menos de 48 horas para implementar un plan de contingencia y sin siquiera tener impresas las boletas?), lo notable es que la “auditoría” consistió en simular una elección con unos pocos votos, en una única mesa, con todo el mundo prestando atención todo el tiempo a esa única urna, y sin nadie que hiciera el más mínimo intento de comprometer la integridad de la elección.

Eso no es una auditoría, es una pantomima. Es el Tribunal Electoral haciendo de cuenta que audita, y la empresa Indra haciendo que se deja auditar. Mientras tanto, los ciudadanos, que desconocen los peligros de las urnas electrónicas, inocentemente confían en que el Tribunal está allí para proteger su voto, cuando en realidad está privatizando la elección y descuidando groseramente sus responsabilidades.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 276 user reviews.

Leave a Comment


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>