Orgías con animales

Haceme caso, no lo invités, yo sé lo que te digo. Vos vas a pensar que soy un amargo, pero qué querés que le haga. Lo que pasa es que vos tenés la imagen de que es un tipo divertido, popular, influyente, y no me digas que no te gustaría anotarte un poroto, pero si vos te creés que él te va a llevar a su casa en Los Angeles, o donde mierda sea que vive, porque vos lo invites a tu orgía, estás chupado. La cosa no funciona así, vos no te imaginás lo prepotentes que son estos yanquis, y si encima tienen guita, peor, te miran y no te ven a vos, ven un lustrabotas. Yo te digo porque ya lo conozco, de una vez que fui a una orgía en la que él estaba, y fue un desastre: se cagó en todo y en todos, nos hizo la vida imposible. Está bien, en una orgía más vale que no te vas a poner a tomar té y charlar de películas de Bergman, pero una cosa es el descontrol, que bienvenido sea, y otra la falta de respeto. Por ejemplo: el tipo ya llegó a la orgía sin pantalones. Te lo juro. No entiendo cómo es que no lo agarró la cana en la calle, y menos mal que no lo siguieron, porque terminábamos todos presos. “¡Qué tipo divertido, qué desenfadado…!” decían todos. ¡De qué desenfado me están hablando! ¿Vos te creés que el tipo a estas cosas también las hace allá? Jamás, con la policía allá no se jode, viejo, andan todos hechos unos señoritos porque en cuanto los agarran haciéndose los locos les sacuden una multa que los dejan a medio metro del suelo. Pero acá, el vago debe haber dicho “estos indios subdesarrollados no deben ni llevar bolsito, yo me voy así y que se caguen”. Y guarda, que eso fue solo el comienzo, porque además no cayó solo, vino con la novia. Te la describo rápido: culito parado, minifalda que ni le llegaba a las piernas, medio floja de tetas pero unos ojos así de grandes, una boca… los tipos aullaban, se la querían comer a la Pekín. ¿Vos me podés creer que la muy histérica estuvo toda la noche haciéndose la princesa, arreglándose el moño, y no hubo forma de tocarle el culo? Pero eso no es nada: encima, como el vago ya no consigue a nadie que le quiera cuidar los sobrinos, se los trajo también. Si, oíste bien, se llevó los sobrinos a la orgía. ¿Vos alguna vez trataste de coger con tres pendejos disfrazados de boy scout pisándote el culo porque están jugando a que cruzan un río y van saltando de piedra en piedra? Ese es tu “tipo divertido.” ¡Más divertido que la mierda! Y mientras tanto, el otro a los gritos pelados, criticando todo, peleando con todos, puteando a diestra y siniestra. Bah, digo yo que puteando, porque no se le entendía un pomo de lo que gritaba. ¿Y sabés lo peor de todo? Que las minas le daban bola. Viste como es, por la plata baila el mono, y aunque el vago se comió, tomó y vomitó todo, por más que trataba a todo el mundo como basura, las mejores minas estaban cerca de él, al salto para ver si lo agarraban desprevenido. Encima, al final una se jugó, se le tiró encima y lo empezó a franelear y refregar, y él que se trataba de zafar, hasta que de golpe la mina pegó un salto del susto y empezó a gritar “¡No tiene pito! ¡Está castrado! ¡Que impresión!…” ¡Para qué! Ahí sí que se puso loco, pero loco loco loco. Entró a tirar con lo que encontraba: vasos, botellas, sillas, almohadones… decí que estaba tan drogado que no le acertó a nadie, pero que dejó la casa llena de plumas, la dejó. Mirá, vos hacé lo que quieras, si querés invitarlo, invitalo, pero desde ya te digo: si va el Pato Donald, yo no voy.

Corregime

7 corrigenda.

  1. jajaa q loco

  2. jajajaja, ta de la puta madre, pero si lo puedes acortar un poco seria mejor, esta muy larga la historia

  3. Hector: para qué le pedis que acorte el texto? ¿tenes que leerlo rápido para no llegar tarde a alguna orgía?
    Ay Dió…No le haga caso, Sr. Heinz, déjelo así que está perfecto.

  4. el que tenia plata era el tio rico, no donald…igual esta bueno

  5. quiero ver imagenes en vivo ahora mismo

  6. quisiera ver una orgia con un caballo

  7. antonio cardenas dam

    espero las imagenes

Contestación

[ Ctrl + Enter ]