El Motivo de Dios

Sábado a la mañana en el centro cuarenta grados sol que me aplasta contra la vereda transpiración y humedad y gente cuánta gente de acá para allá corren caminan no me dejan encontrarte y por qué no se quedan quietas un rato cómo hacen para no chocarse pasan frente a mí con sus caras desconocidas gente que se cruza que me roza que me mira que me dice disculpe o permiso y compartimos un instante y sin embargo yo sigo sin saber nada de este tipo salvo que el sábado estuvo chupando calor en el centro pero ignoro de su vida si labura de qué labura si es casado si la ama si tiene hijos qué le pasa cuando yo no lo veo en una de esas ni siquiera existe y solo está para decirme permiso y seguir viaje y desaparecer para siempre detrás de la próxima esquina a menos que yo lo siga y lo espíe y entonces sigue estando y a medida que yo me entero el hombre indefinido y su cara promedio se vuelven reales distinguibles como vos y obtiene un trabajo y un jefe que lo prepea y un pasado en un colegio secundario y una primera novia de la que casi no se acuerda y capaz que para entonces ya es muy tarde y a partir de ahí el pobre tipo no tiene más remedio que existir hasta cuando yo no lo miro no no no mucha responsabilidad mejor no lo sigo mejor sigo buscándote en medio de la multitud de abogados floristas niños con mocos mujeres en minifalda la pistola me pesa en el bosillo para qué tanta gente para qué vos si bastaba conmigo si al fin soy yo el que los ve soy yo el que te busca bastaba conmigo único infinito eterno imaginador de maravillas explorador de mi mente inventor de sensaciones soñador de todo aunque claro eternamente es mucho tiempo seguro que llega un punto en ya no se me ocurre más nada pero como me gustó lo imagino todo de nuevo y de nuevo y de nuevo hasta agotar las permutaciones las repeticiones el asombro y hastiado creo algo cualquier cosa una piedra un álgebra un viento qué se yo algo distinto algo allá algo afuera y me embriago en su extrañeza en la novedad de algo que no es yo y me entusiasmo creando cosas lugares sensaciones monstruos infiernos hasta que de nuevo está todo creado todas las veces de todos los modos y vuelvo a estancarme a desear algo más pero no hay más porque sólo están mis creaciones y yo que todo el tiempo fui el mismo y ya no me soporto quiero ser otro quiero salirme verme desde afuera no saber no conocer y entonces invento un parque de diversiones lleno de otros de miles de millones de vidas esparcidas por el mundo por los siglos lo lleno de cazadores reyes madres brujos amantes pastores ajedrecistas bailarinas locos traidores mendigos astronautas budistas atletas secretarias perversos lo importante es la contradicción el contraste la variedad ser distinto en cada vida primero Cleopatra lasciva luego un niño feliz que de adulto muere de lepra luego estrella de cine ahora asesino que te busca luego seré tú huyendo de mi venganza y luego el juez que me condena y el verdugo que me ejecuta todas las vidas todas las muertes cada una de las personas que transpiran y tropiezan en la peatonal soy yo el que me empuja soy yo el que me mira sin reconocerme sin darme cuenta y eso que la clave está en todas las religiones reencarnación amad al prójimo como a tí mismo Mahoma y el Profeta el Padre el Hijo y el Espíritu Santo el ciclo de Shiva la vida eterna el yin y el yang y qué hago ahora que sé que el universo es mío para qué vivir sin dolor vértigo risa miedo cómo odiarte ahora que te sé cómplice la pistola quema en el bolsillo la saco disparo a mi alrededor son una dos tres cabezas que se deshacen en tulipanes carmesí apunto a mi sien y bang la vereda ondula bajo mi cuerpo se vuelve roja y también el cielo y la gente y la niña la niña la niña desde la que grito el horror de mi liberación.

Leave a Comment


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>