Monthly Archives: noviembre 2008

Marcelo Lozano, un amigo de Buenos Aires preocupado por muchos de los temas que también me ocupan, escribió en estos días una reflexión sobre el software libre, que me parece digna de ser contestada porque ilustra muy bien algunos de los malos entendidos que rodean no sólo al software libre, sino al software mismo.

La libertad de elegir

Si entiendo bien lo que dice Marcelo, su texto es una defensa de la libertad de las personas de elegir cuál software usar. Por cierto que no puedo dejar de estar de acuerdo con él, y dudo que haya alguien en la comunidad de software libre (incluyendo a Stallman) que disienta en este punto. El software libre no hace énfasis en la libertad de elegir el software que que queremos usar porque defiende una libertad más grande: la libertad como ausencia de coerción por parte de los proveedores de software. La libertad de usar el programa que yo quiera forma parte de esto.

En otras palabras: la filosofía del software libre no propone poner límites a lo que los usuarios pueden hacer, sino al poder que algunos proveedores de software ejercen sobre los usuarios a través del funcionamiento secreto de sus programas y las condiciones abusivas de licencia. Lo que tratamos de hacer desde el movimiento de software libre es explicarle a la gente que la única manera que tienen los usuarios de poner límites a la coerción de los proveedores es eligiendo software libre, y que cuando eligen software privativo están haciéndose daño a sí mismos sin darse cuenta (todavía). Read more »

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 201 user reviews.

Recientemente tuve el privilegio de asistir, junto a representantes de COPITEC, CICOMRA y CESSI (ninguno de los cuales, lamentablemente, respeta los estándares en su sitio web), a una reunión de asesores de la Comisión de Comunicaciones e Informática de la Honorable Cámara de Diputados. Nos habían invitado allí para expresar nuestra posición respecto de un proyecto de ley, impulsado por los diputados Córdoba y Macaluse, que fija criterios sobre términos de licenciamiento de software aceptables para la Administración Pública, y eventualmente sugerir mejoras al texto propuesto.

El entusiasta apoyo de Fundación Vía Libre al proyecto fue, por cierto, tan poco sorpresivo como la enérgica oposición de CESSI, algunos de cuyos socios parecen estar aterrados ante la idea de que el Estado, antes de adquirir software, se fije en las condiciones de licenciamiento bajo las que se lo ofrece. Lo que sí fue llamativo fue lo absurdo de la argumentación de CESSI, que con tal de defender su tesis no dudó en hacer afirmaciones claramente reñidas con la realidad observable.

Read more »

Average Rating: 5 out of 5 based on 196 user reviews.