Monthly Archives: enero 2007

La palabra “orgía” nos viene derechito y casi sin escalas del griego, o del latín, a esta altura ya poco importa. Es notable que, pese a la antigüedad de la palabra, su significado haya cambiado tan poco en el transcurso del tiempo como su ortografía, y mucho podemos aprender de la disposición de la gente de la época con sólo observar que reservaron, de entrada, una palabra de apenas tres sílabas para nombrar un concepto que hoy nos exigiría, si quisiéramos prescindir de ella, recurrir a engendros mucho más largos como “pasarla bomba”, “tirar manteca al techo” (¡ay, los eufemismos!) o “armar un desmadre”. Esta diferencia en la facilidad de expresión de un mismo concepto sólo puede indicarnos que, en aquellas épocas, el término era mucho más usado que ahora, y por ello requería de comodidad y rapidez a la hora de pronunciarla. Es este un muy buen momento para morirnos de envidia. Read more »

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 248 user reviews.

Existe una gran confusión acerca del marco jurídico bajo el que se distribuye y produce software, confusión de la que el concepto de “propiedad intelectual” no es completamente inocente: mucha gente sólo tiene una conciencia general de que tal o cual programa es “propiedad intelectual” de cierta persona o corporación, y no le queda claro si dicha “propiedad” es un derecho de autor, de patente, de marca, contractual, o qué. Así, muchas personas piensan que los programas de computadora están cubiertos por patentes, aún cuando en la mayoría de los países (en particular, en casi todos los países de América Latina) están explícitamente excluidos de la posibilidad de ser patentados.

Esta confusión entre patentes y derechos de autor, así como sobre qué es patentable y por qué, es funcional a algunas grandes corporaciones que se han propuesto pervertir el sistema de patentes de tal manera que sirva como un mecanismo para prohibir por ley la competencia con sus propios productos, y muy especialmente la competencia por parte del Software Libre. Read more »

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 280 user reviews.

El maestro e-squizo se enteró de que los demás hackers mortificaban a perlhead por su lenguaje de preferencia. E-squizo los convocó un atardecer bajo el cerezo y les habló así:

Cada lenguaje se corresponde con una parte del hacker. Smalltalk, por ejemplo, corresponde al alma, pues es prístino, puro, ortogonal hasta el extremo de carecer de control de flujo. Así como Pascal y Modula-2 pertenecen al hemisferio izquierdo del cerebro, parlanchín y estructurado, Lisp es del hemisferio derecho: creativo, intuitivo, complejo, retorcido. C y Java corresponden al estómago, ya que nos dan de comer. C++ se refleja en el intestino grueso: todos saben que está ahí, y que alguna función cumple, pero a nadie le agrada pensar en ello. COBOL corresponde, evidentemente, al colon. Python es para el hígado, capaz de metabolizar enormes cantidades de azúcar sintáctica, y Perl corresponde al sexo: programando en él, el hacker se siente a la vez sucio y poderoso, y lleno de un intenso placer culpable.

En ese momento, los discípulos de e-squizo fueron iluminados, y pasaron varios meses escribiendo variantes de “Just another Perl hacker”, cada uno en su lenguaje favorito.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 198 user reviews.