Archivos de Categoría: Codicia

En busca del heroísmo en los mandos medios

Yo imagino que todo el mundo cree, íntimamente, ser un héroe. Que nadie aspira a la maldad, que cada villano que construimos se despierta todos los días pensando que está luchando por un mundo mejor.

Imagino a Cristina Fernández diciéndose “mi misión es salvar a la clase obrera”. O a Mauricio Macri felicitándose “Gracias a mí vamos a reinsertarnos en el mundo y recuperar el respeto internacional”.

La reciente discusión acerca de voto electrónico en Argentina me ha planteado un desafío. Conozco las historias que nos contamos entre quienes nos oponemos. Puedo imaginar las que se cuentan quienes lo proponen desde la “cumbre” de la política, como Macri o Urtubey, e incluso las que se cuenta la gente de la empresa que quería proveerlo.

Pero fracaso rotundamente cuando pienso en los mandos medios: ¿qué se decía Adrián Perez por la mañana, antes de salir a empujar un proyecto del que no estaba convencido? ¿Qué proeza imaginaba estar llevando a cabo Pablo Tonelli, mientras negaba la inexorable realidad de que absolutamente todo puede fallar? En algún momento, Marcelo Wechsler decidió asumir el riesgo de aventurarse en los terrenos desconocidos de la física, y terminó haciendo el ridículo con su infame “capa de Faraday”. Me cuesta creer que se hubiera arriesgado así si no es en defensa de valores en juego que, en su cabeza, sólo él podía salvar.

Podemos pensar que esta es una reflexión inútil, que se trata de simples corruptos que estaban persiguiendo un mango fácil con la licitación. Pero aún si así fuera, me cuesta creer que alguien puede mirarse al espejo todos los días y felicitarse por la cantidad de guita que va a afanar hoy sin volverse loco.

La pelea contra el voto electrónico no se acabó aún. No sólo porque todavía hay negocio por hacer: también porque quienes lo impulsan creen ser héroes de algo. Mientras no entendamos de qué, no vamos a poder enfrentarlos eficazmente.

“La mejor solución es abolir las patentes”

No lo digo yo, lo dicen Michele Boldrin y David Levine, profesores de la Washington University en St. Louis, en un working paper que publicaron para el Federal Reserve Bank de St. Louis. El núcleo del argumento, según mi traducción:

Una mirada detenida a la evidencia histórica e internacional sugiere que, si bien es cierto que sistemas débiles de patentes pueden mejorar ligeramente la innovación con efectos colaterales limitados, los sistemas fuertes de patentes retardan la innovación y tienen muchos efectos colaterales negativos. Tanto teórica como empíricamente, la economía política de los sistemas de patentes administrados por el gobierno indica que las legislaciones débiles generalmente evolucionan hacia una protección fuerte, y que la demanda de protección más fuerte de las patentes viene de industrias y empresas viejas y estancadas, no de las nuevas e innovadoras. Así, la mejor solución es abolir completamente las patentes a través de medidas constucionales fuertes y buscar, cuando haya evidencia clara de que la libre competencia no está proveyendo suficiente innovación, otros instrumentos legislativos menos abiertos al lobby y a la búsqueda de renta para fomentarla.

¡Ramen!

Cruzada por la Violación de los Derechos Humanos

La última vez que escribí sobre la Cruzada para Tipificar el Delito de Suplantación de Identidad Digital terminó armándose un lindo (bueno, al menos acalorado) debate, tanto aquí como en el sitio de los que la proponen.

Luego de muchas idas y vueltas, terminamos en que la única acción de estas personas caracterizan como “robo de identidad digital” que no es ya delito por otras razones (estafa, robo, etc.) corresponde a aquellos casos en los que algún individuo se hace pasar por otro (ponele, un político) en foros digitales y postea cosas desde esa identidad asumida, lo que podría afectar su reputación.

Personalmente, no me parece que el código penal deba asignar tanto valor al amor propio de personas públicas demasiado susceptibles, y parece que no estoy solo en esa apreciación. En particular, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas recordó en 2011, a raíz del caso de un periodista filipino que la Declaración Universal de Derechos Humanos exige que incluso en casos de difamación las sanciones penales deben ser reservadas para casos extremos, y advierte que el encarcelamiento nunca es una pena apropiada (párrafo 8.9 de la decisión).

¿Y si dejáramos de copiar malas ideas de EEUU?

Hay algunas áreas en las que nuestro gobierno nacional muestra una actitud claramente contradictoria con su auto-caracterización como antimonopólico, democrático y popular.

La de derechos de autor es una en el que no sólo defiende con desparpajo los intereses de las corporaciones, sino incluso adopta en tiempo récord leyes que las benefician en detrimento de la población.

Ayer, esta disonancia se manifestó de nuevo con dos noticias: Leer más »

GPL para dummies representantes de BSA

La General Public License (GPL) es un ejemplo de claridad. La versión 3, que es la más complicada de todas, tiene apenas 18 artículos, todos dedicados a otorgar permisos que el usuario de otro modo no tendría 1Salvo uno, el 8, que establece las condiciones bajo las cuales algunos de estos derechos pueden ser rescindidos., tiene un preámbulo escrito en lenguaje muy sencillo explicando su intención, y está construida de tal manera que el esfuerzo requerido para violarla está fuera de la capacidad de la mayoría de los usuarios.

Sin embargo, hay gente que aparentemente sigue sin entenderla. Es curioso que las personas a las que más les cuesta son presuntos especialistas en “propiedad intelectual” que llevan ya mucho tiempo dedicados a oponerse a ella, alguno de ellos culpable incluso de un (bochornoso) libro al respecto. Según los representantes de la Business Software Alliance (BSA), la GPL es peligrosa y hasta abusiva 2 Detalle divertido: ¡ese sitio está hecho con software libre! , porque su verdadero costo es que “nos obliga a renunciar por anticipado a los derechos patrimoniales de autor que la ley reconoce sobre[sic!] quien haga obras derivadas” 3 Es refrescante, por cierto, ver a gente de la BSA mencionando la confección de obras derivadas como algo valioso y necesario para el usuario, que lo es. Es una lástima que las empresas que la componen hagan todo lo que está bajo su poder para impedir que sus usuarios puedan llevarlas a cabo. . Para llegar a esta conclusión, hacen una lectura de la GPL que es mucho más digna de Man Ray que de un consultor legal.

Por cierto, aquí se aplica la máxima de Upton Sinclair, cuando decía que “es muy difícil lograr que una persona entienda algo cuando su salario depende de no entenderlo”. Pero siempre cabe el riesgo de que algún lector poco avisado lea lo que escriben, y crea entrever un atisbo de verdad escondido entre los vericuetos de su retórica. Así que me propuse hacer una explicación de la GPL tan sencilla que hasta alguien que trabaja para la BSA pueda entenderla. Usa dibujitos 4 Y no cualquier dibujito: gráficos hechos por el maravilloso (y muy paciente) derechoaleer, que usó Inkscape para traducir mis garabatos en diagramas hermosos. Es software libre, por supuesto, y hasta las tipografías son libres. ¡Muchas gracias! . Leer más »

Notas al pie   [ + ]

1. Salvo uno, el 8, que establece las condiciones bajo las cuales algunos de estos derechos pueden ser rescindidos.
2. Detalle divertido: ¡ese sitio está hecho con software libre!
3. Es refrescante, por cierto, ver a gente de la BSA mencionando la confección de obras derivadas como algo valioso y necesario para el usuario, que lo es. Es una lástima que las empresas que la componen hagan todo lo que está bajo su poder para impedir que sus usuarios puedan llevarlas a cabo.
4. Y no cualquier dibujito: gráficos hechos por el maravilloso (y muy paciente) derechoaleer, que usó Inkscape para traducir mis garabatos en diagramas hermosos. Es software libre, por supuesto, y hasta las tipografías son libres. ¡Muchas gracias!

Cruzada por la Tarasca

Un grupo de abogados que hace rato está cultivando una quintita ha iniciado una “Cruzada para Tipificar el Delito de Suplantación de Identidad Digital1Detalle divertido: pretenden legislar sobre “identidad digital”, y en su sitio sólo se pueden poner comentarios si uno tiene cuenta en Facebook, AOL, Yahoo o Hotmail. “Vergüenza ajena” no comienza a describir lo que siento. . con el fin de promover la sanción de dos proyectos de ley.

¿El problema? Que los “delitos” que esos proyectos criminalizan o bien son cosas que ya están tipificadas en el código penal (robo, estafa, etc), o bien no son tales, sino actividades que van de lo creativo y útil a lo picaresco, pasando por lo inocuo pero sin entrar en lo delictivo. Es el mismo tipo de legislación exagerada que llevó a que en EEUU la Corte Suprema deba decidir aún si desobedecer las condiciones de uso de un sitio web es delito.

Imaginate ir en cana por no cumplir la regla “este sitio sólo puede ser leído por gente que ha cambiado su ropa interior en la última media hora”. O, en un ejemplo más cercano a la “cruzada”, por hacer un sitio web satírico acerca de las tropelías de un grupo de abogados que trata de crear mercado para sus servicios, sin importarles ninguna otra consecuencia de sus actos—probablemente porque ni siquiera las entienden.

Notas al pie   [ + ]

1. Detalle divertido: pretenden legislar sobre “identidad digital”, y en su sitio sólo se pueden poner comentarios si uno tiene cuenta en Facebook, AOL, Yahoo o Hotmail. “Vergüenza ajena” no comienza a describir lo que siento.

EEUU, ciberterrorista. ¿FFAA, ciberterrorizadas?

Finalmente se ha confirmado lo que ya muchos sospechaban: el gusano conocido como “Stuxnet” fue diseñado por los Estados Unidos e Israel para sabotear una planta de enriquecimiento de uranio de Irán, siguiendo órdenes directas del presidente de EEUU.

Mientras tanto, en nuestros pagos, el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas basa sus comunicaciones en productos de Microsoft, una empresa que no sólo produce el software que hizo posible a Stuxnet (MS Windows es el único sistema operativo en el mercado que es vulnerable a este tipo de ataques), sino que además tiene una larga tradición de colaborar con los servicios de inteligencia del país más virulentemente belicoso y prepotente de nuestra época.

La “viveza argentina” bien, gracias.

La hipocresía es política de estado

Hace un par de días, la presidente de la República junto con varios de sus ministros recibieron a un funcionario de Microsoft para que éste presente el proyecto de “desarrollo sustentable” de la empresa para Argentina. Desde el sitio softwarelibreconCFK, que miembros del Movimiento Peronista Bloguero usan para propagar su honesta, pero poco fundada opinión de que el gobierno actual apoya al software libre, surgió una carta abierta (con la que coincido en términos generales, aunque me gusta más la que escribió Javier Smaldone) en la que lamentaban la reunión.

La ministro de industria Débora Giorgi contestó a esa carta abierta, y los amigos del MPB exhiben esa respuesta como muestra de la voluntad del gobierno a favor del software libre. Lamentablemente, sin embargo, son palabras vacías de contenido.

Destaca la ministro, como evidencia de que el software libre es política de estado, que desde AFIP, ANSES y otros ámbitos gubernamentales se impulsa su uso. Calla, sin embargo, que desde esos mismos ámbitos también se impulsa el uso de software privativo. De hecho: muchos de esos organismos exigen el uso de software privativo. Es imposible, por ejemplo, realizar importantes trámites en AFIP sin usar software de Microsoft. Lo mismo pasa con ANSES, CONICET, y muchos otros. Respecto de ANSES, mucha alharaca se hace con el hecho de que las máquinas del programa Conectar Igualdad vienen equipadas con software libre, pero también con software de Microsoft.

También señala, como indicador de que el software libre es política de estado, los incentivos fiscales de los que gozan las empresas de software, callando nuevamente que esos incentivos están al alcance de todas las empresas de software, independientemente de si hacen mucho, poco o ningún software libre.

En nada ayuda la aclaración de que la propuesta de Microsoft consistía en donar “herramientas tecnológicas” (léase: software) nuestras universidades, escuelas y empresas tecnológicas, cuando es conocido que esas donaciones son más bien caballos de troya, cuya intención es lograr que se usen fondos públicos para entrenar a nuestros estudiantes y profesionales en el uso de los programas de esa empresa.

En otras palabras, si usamos los mismos indicadores en los que se concentra la ministro para mostrar que el software libre es política de estado, nos damos cuenta de que el software no libre, y en particular el de Microsoft, lo es aún más.

¡Se calentó la urna!

Y parece que cuando las urnas se calientan, emiten sus propios votos, ignorando los del electorado como acaban de descubrir que pasó en el Bronx en el 2010.

Mientras tanto, acá, en Argentina, nuestros legisladores insisten en la pésima idea de introducir el voto electrónico.

¿Comienza por fin la caza de los verdaderos ladrones?

Hace unos meses la cúpula de SGAE fue arrestada por corrupción. Ahora ECAD, la gestora de derechos brasileña, está siendo acusada del mismo delito por una comisión parlamentaria.

Lo mío no es Schadenfreude. Es más bien un vago sentimiento de esperanza de que nos estemos dando cuenta de que las gestoras colectivas son parásitos de la cultura que causan mucho más daño que beneficio.