Archivos de Categoría: Efimérides

¿Será que no estamos tan lejos como pensamos?

Acabo de leer un artículo de Ana Montes, “La víctima acudió a la cita”, en la que relata su asistencia a un evento de Fundación Vía Libre, durante el cual Julio Raffo presentó su proyecto de ley de reforma de la ley 11.723. Se trata de un proyecto del que espero no ser del todo inocente: tengo la ilusión de que mis charlas con Julio hayan contribuido a su gestación, y él tuvo la gentileza de compartir conmigo los primeros borradores.

Teniendo en cuenta que el título de la nota dá clara cuenta de que Ana se siente víctima del proyecto, y que escribe en representación de La Migré, abordé la lectura esperando la habitual, aburridísima y mal informada queja de que sin un derecho de autor draconiano los autores se morirían de hambre. No fui defraudado: allí están ese y muchos otros despistados lugares comunes como el que dice que el derecho de autor, tal como lo conocemos, es un derecho humano (no lo es).

Sin embargo, a mitad del artículo me tropiezo con esta frase, resaltada por ella misma:

Los autores estamos a favor de la libre circulación de los contenidos en la red y el único que debe pagar es quién negocia con nuestros deseos de crear y de ser re-creados.

La dificultad de reconciliar esta idea con el resto del artículo no alcanza para opacar la alegría de encontrar una coincidencia: sí, los autores estamos a favor de la libre circulación de las obras 1 Entiendo que las industrias hablen de “contenidos”: para quienes fabrican contenedores (libros, CDs, DVDs), el “contenido“ es la excusa para venderlos. Para los fabricantes de botellas, el vino es “contenido“, pero no creo que los autores debamos hacer propio ese relegamiento a segundo plano de nuestro trabajo. en la red (y en otros ámbitos), y precisamente por eso debemos apoyar la reforma de la 11.723, porque esa ley es una de las más restrictivas del mundo, y activamente conspira contra la circulación de las obras.

Bienvenida entonces, Ana (¿y con ella la Migré?) a las huestes reformistas de la 11.723. Seguramente no vamos a estar de acuerdo en todo, pero si realmente estamos a favor de la libre circulación de las obras, no podemos menos que coincidir en que es necesario relajarla fuertemente. El resto es cuestión de detalles.

Notas al pie   [ + ]

1. Entiendo que las industrias hablen de “contenidos”: para quienes fabrican contenedores (libros, CDs, DVDs), el “contenido“ es la excusa para venderlos. Para los fabricantes de botellas, el vino es “contenido“, pero no creo que los autores debamos hacer propio ese relegamiento a segundo plano de nuestro trabajo.

Sépanlo, neocelandeses: les envidio la organización profesional de informáticos

Es público y notorio que Estados Unidos hace tiempo que está usando estrategias dignas del matoncito del recreo para lograr que en todo el mundo se acepten las mismas patentes de software que están impidiendo la innovación en su propio territorio.

Muchos países (entre ellos la misma Unión Europea) optan por no contrariarlos, pero el comparativamente diminuto estado de Nueva Zelanda acaba de proponer una ley que claramente excluye al software de la posibilidad de patentamiento.

Lo interesante del asunto: el proyecto de ley contó con el aporte y el apoyo del Institute of IT Professionals. En Argentina, el tema de patentes de software se trató más de una vez en el marco de SADIO, pero nunca hubo una toma de posición clara al respecto.

¡Qué lindo debe ser tener una organización profesional que se ocupe de cosas importantes!

Arranca Kikai Labs, impresoras 3D argentas

Hace un buen rato que estoy medio borrado del mundo, y la razón es que estoy muy embarcado en un proyecto que me fascina: Kikai Labs, un emprendimiento para producir impresoras 3D en Argentina.

Me tiene mal el vértigo: encontrarme hackeando a altas horas de la noche no es nada raro, pero sí lo es darme cuenta de que estoy hackeando madera, ganamos un “Premio Innovación” en BAIT, en dos semanas nos vamos a presentarla en Río de Janeiro para competir por un premio similar, salimos en la tele, vamos a estar en Tecnópolis, entre los seleccionados para el concurso innovación, tenemos gente alentándonos para que salgamos pronto al mercado (¡gracias! ¡créanme que estamos laburando a full! ¡por favor no nos linchen todavía!)…

Y por si hicieran falta honores, me entrevistó derechoaleer, y el resultado de la entrevista es el post que me hubiera gustado escribir acá, así que ¡vayan y léanlo!

¿Dónde se saca el carnet para decir boludeces?

Leyendo el número cuatro (noviembre de 2010) de “Hoy la Universidad”, una publicación de la Universidad Nacional de Córdoba (se lo puede leer en línea, si uno tolera el espantoso e innecesario plugin flash que exigen), me llamó la atención una entrevista a Ernesto Laclau titulada “Para la democracia en América Latina es necesario un presidencialismo fuerte”.

Convencido como estoy de que la proliferación de “fulanismos” (Peronismo, Menemismo, Kirchnerismo, Alfonsinismo, Delasotismo, Chavismo, etc. y, por supuesto, también sus inevitables “anti-”) es uno de los flagelos más dañinos y difíciles de erradicar en nuestra región, quise leer lo que tenía para decir al respecto “uno de los intelectuales más influyentes de América Latina”, tal como lo llama una separata incluída en el mismo artículo.

Esta es la cita que da pie al título de la entrevista:

[…] creo que los regímenes latinoamericanos para ser verdaderamente democráticos tienen que afirmar un presidencialismo fuerte. El predominio del Ejecutivo sobre el Parlamento es decisivo. Siempre la parlamentarización del poder ha sido, por ejemplo en nuestro país pero también en otros países latinoamericanos, una forma de reconstitución de la hegemonía conservadora […]

Me cuesta encontrar palabras adecuadas para protestar la magnitud de la deshonestidad intelectual de esta afirmación. ¿Para tener un régimen verdaderamente democrático en América Latina, lo importante es quitarle poder al órgano de representación ciudadana? Con esa lógica (estoy usando la palabra en sentido amplio), ¡las dictaduras militares que hemos padecido, con su costumbre de cerrar el Congreso, serían los gobiernos más democráticos de nuestra historia!

Confieso no conocer la obra de Laclau, leo por ahí que propone una democracia “radical y pluralista”. No sé cómo llegamos de ahí a reclamar menos poder precisamente para el ámbito en el que el pluralismo es posible, pero es difícil hacer callar a la voz que me sugiere que Laclau es de los que reclaman pluralismo cuando están en minoría, pero pretenden hegemonía cuando no.

¿MAFIAA le enseña aritmética al parlamento Europeo?

La cosa es así: cuando una obra está bajo derecho de autor, pero no hay forma de encontrar a quien lo ejerce, estamos ante una “obra huérfana”. Teniendo en cuenta que el derecho de autor en estos días dura la friolera de toda la vida del autor más setenta años, esto ocurre con mucha frecuencia.

Es triste el destino de las obras huérfanas, esencialmente están destinadas al olvido: por más que haya gente que las considere valiosas y quiera republicarlas, no puede hacerlo porque para eso hace falta permiso del derechohabiente… que no está por ningún lado.

Circula en este momento por el Parlamento Europeo una propuesta de reforma de la ley de derecho de autor que permitiría la republicación de obras huérfanas. Lamentablemente, esa propuesta recibió un revés cuando perdió, por 14 votos contra 12, la votación en el el comité de Asuntos Legales.

¿El problema? El comité de Asuntos Legales tiene 23 miembros. Y la última vez que me fijé, 14+12=26.

Lo divertido es que, encima, alguien parece haberse dado cuenta de la diferencia, y exigió que se repitiera la votación, pero la moción fue denegada (probablemente por 42 votos contra π).

Esto pasa cuando uno aprende aritmética de gente como la RIAA, la MPAA y sus amigos, que aseguran que cada vez que alguien copia una canción, pierden 150.000 dólares, o que pierden 176.000.000 dólares en una película que factura 938.200.000.

Me gusta el software libre — #ilovefs

En castellano, “amor” es una palabra mucho más fuerte que el “love” inglés: “amo el software libre” suena muy estúpido: nadie “ama” a un ser inanimado.

Bueno, “nadie” es probablemente mucho (me vienen a la cabeza algunos propietarios de ciertos automóviles, y la película “Lars and the Real Doll”). Pero nadie lo admitiría abiertamente.

Sin embargo, como metáfora, hay mucho querible en el software libre. Leer más »

La Voz del Interior vierte la SOPA fuera del tarro

¿Por dónde empezar a criticar este artículo?

¿Por el abuso de meter en la misma bolsa a la pederastia con el intercambio de archivos?

¿Por la falta de perspectiva de llamar “piratería” a ese intercambio, cuando la piratería real, la de los barcos, armas y robos, aún cobra vidas en ciertos mares del planeta?

¿Por la ingenuidad de pensar que los autores viven de los libros que se venden en las librerías cuando sabemos hace rato que no es así?

¿Por la repetición de la cansada pregunta “¿de qué van a vivir los autores?” justo cuando los autores están viviendo su mejor momento en la historia, y ellos mismos se han ocupado de contestarla?

¿Por la aceptación acrítica de que hay derechos de autor que pagar, cuando el intercambio de archivos es una actividad completamente distinta de la que ese derecho tradicionalmente reguló, y por lo tanto no necesariamente es aplicable?

¿Por la categorización del intercambio de archivos como “disvalor”, cuando se trata de una herramienta que nos permite, por primera vez en la historia de nuestra especie, hacer realidad el derecho, consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, a acceder a los beneficios de la cultura, la ciencia y la técnica?

Prefiero concentrarme en el problema conceptual central del artículo, que está resumido en una cita: “El consumidor debe pagar por un producto que costó dinero hacer”. Leer más »

Mañana, sitio en huelga

Durante el día de mañana, habrá un apagón de sitios en protesta contra proyectos de ley impulsados por las industrias de medios que ponen en serio riesgo el futuro de Internet como un espacio de libre expresión e innovación.

Al lado de Wikipedia, probablemente el apagón de este sitio ni se note pero, como de costumbre, en Internet cada uno puede poner su granito de arena, y así entre todos podemos juntar… qué se yo, un montón de arena. En una de esas sirve para tirarles en medio de los engranajes.

Educación pública religiosa en Córdoba y la Ley de las Consecuencias Inesperadas

Imagen de Adán con el Monstruo Volador de EspaguettiLa Legislatura de la provincia de Córdoba está discutiendo en estos días una ley de educación que sostiene el “derecho” de los padres o tutores a que “sus hijos reciban de manera opcional, en el ámbito de la educación pública de gestión estatal, educación religiosa que les permita aprehender los valores y contenidos básicos de la creencia por la que hubieren optado”.

Por supuesto, los ateos tenemos serios problemas con la idea de que el Estado dedique recursos públicos a difundir supersticiones, por populares que éstas sean, pero me pregunto si quienes impulsan esta ley realmente pensaron en sus consecuencias potenciales. ¿Nos encontraremos pronto en un escenario en el que las escuelas públicas de los centros urbanos de la provincia son el escenario de clases de religión dictadas por la Iglesia Universal, con docentes pagados del erario público?

Sólo nos queda esperar que la nueva ley sea amplia y democrática, dando cabida a todas las religiones.

Estrategias para padres preocupados

Un grupo de padres mendocinos, evidentemente superados por la tarea de educar a sus hijos, han solicitado a un juez que ordene a Facebook el “cese de los grupos creados o a crearse” por menores de edad con la finalidad de promover chupinas masivas. No puedo más que felicitarlos: por cierto que es ese el mayor peligro que afecta a sus niños en Facebook, y elegir esta estrategia en vez de aplicar ideas perimidas como hablar con sus hijos, castigarlos por la chupina o tratar de educarlos acerca de que sus acciones tienen consecuencias, muestra a las claras que están “en la onda top de los boliches yes”.

Pero no quiere decir que deban limitarse a esa única estrategia. Me permito sugerir algunas más, tanto o más efectivas que la legal:

  1. tapar el sol con las manos, para que sus niños no se insolen en el camino a la escuela;
  2. cavar un pozo de unos 25cm de diámetro y 30cm de profundidad, y mantener la cabeza firmemente plantada en él;
  3. apretar simplemente el Gran Botón Rojo, y quedarse tranquilos para siempre (guarda, a veces hace falta apretarlo varias veces para que funcione bien).

No me agradezcan, es un servicio público. Es hora de que, como sociedad, hagamos algo acerca de los responsables de la decadencia en la educación de nuestros niños: la televisión, los políticos, la escuela, Internet, el celular, los videojuegos, la droga, los amigotes, el Rock & Roll, Los Simpsons, Tinelli, la energía nuclear, así como la desaparición de la revista “Anteojito” y el “Pata-Pata”. Cualquiera, menos los mismos padres, por cierto.